Institucional
4 de marzo de 2017

El primer estadio de cemento

El 4 de marzo de 1928 se inauguró, ante Peñarol, el estadio del Rojo en Avellaneda.

A+ A- A=

Si bien los trataron de locos e ilusos, Pedro Canaveri y los miembros de su Comisión Directiva se propusieron comprar el terreno ubicado detrás de la cancha de Racing y delante de las vías del ferrocarril y construir allí el primer estadio de cemento de Sudamerica. Se presentaron 12 proyectos para la construcción del mismo y el del ingeniero Federico Garófalo fue el elegido. El 4 de marzo de 1928 fue inaugurado en el partido en el que el Rojo y Peñarol empataron 2 a 2. 

El Estadio tenía una tribuna techada completamente de cemento y una visera sin ninguna columna que la sostuviera ni dificulte la visión. Además, tenía 31 escalones a lo largo de sus 157 mts. Entre ésta y el campo de juego se ubicaba un terraplén de 1.20 mts. por 12 mts. En ambas cabeceras se ubicaron dos tribunas, también de cemento, de 81.10 mts y 35 escalones. En el sector opuesto a la visera se instaló la tribuna de hierro de la cancha ubicada en Crucecita. La misma poseía 31 escalones y medía 70 mts. de largo.

El campo de juego había sido elevado varios metros del nivel del suelo con decenas de  camiones de tierra. Luego lo nivelaron y lo sembraron con los mejores pastos. Las medidas eran las máximas que permitía el reglamento.

La inauguración del Estadio se dio el  4 de marzo de 1928 ante Peñarol. El equipo que salió a la cancha ese día fue el siguiente: Néstor Sangiovanni, Carlos Debuglio, Ernesto Chiarella, José Bautista Pérez, Guillermo Ronzoni, Luis Martínez, Zoilo Canaveri, Alberto Lalín, Luis Ravaschino, Manuel Seoane y Raimundo Orsi.  El resultado del encuentro fue 2 a 2 y el primer gol en el nuevo hogar del Rojo lo convirtió Orsi.