Fútbol Profesional
6 de mayo de 2018 · Empate ante el Lobo

Sin premio al esfuerzo

Pese a jugar gran parte del encuentro con uno menos, Independiente nunca se rindió y fue más que Gimnasia, pero un gol sobre la hora lo dejó sin triunfo.

A+ A- A=

¡Qué bronca! Independiente cerró su participación como local en la Superliga con la tónica de lo que fue toda su campaña: mereciendo más de lo que se llevó. El equipo hizo un esfuerzo tremendo al jugar más de 70 minutos con un jugador menos por la expulsión de Figal. Merecía el triunfo porque fue más que Gimnasia, pero la racha con el Lobo es complicada, ya que en los últimos cinco partidos hubo cuatro empates y una derrota. Era una jornada para sumar de a tres y viajar con más tranquilidad a visitar a Unión en Santa Fe con vistas a la clasificación directa a la Copa Libertadores 2019.

Entonado por la gran victoria 2-1 frente a Corinthians y con el apoyo de todo el mundo futbolístico por los hechos de público conocimiento en contra de Independiente, los muchachos salieron con el convencimiento de siempre. Por eso nadie se extrañó que llegara el gol de Benítez, tras una buena asistencia de Silvio Romero. Se floreaba el equipo y parecía que el segundo gol iba a llegar en cualquier momento, pero de una jugada en el medio de la cancha, un rebote dejó a Contín cara a cara con Campaña y Figal lo agarró en el área. Penal y amarilla para el defensor, pero a los pocos segundos Trucco le mostró la roja al ser llamado por el asistente 1. Alemán cambió por gol y 1-1. A empezar de nuevo y con uno menos. A pesar de ello, el Rojo siguió siendo el más incisivo. Holan rearmó la defensa poniendo a Silva y sacrificando a Braian Romero, quien se había insinuado peligroso cada vez que encaraba.

En el segundo tiempo el desarrollo fue el mismo. Adentro Gigliotti y afuera Silvio Romero. Sin mucha claridad pero con tenacidad, Gimnasia no tuvo otra que aguantar los embates del CAI. Sólo algún que otro contraataque o alguna mala salida de los nuestros le daba la chance de inquietar a Campaña. Con todo el desgaste a cuestas por un semestre con muchos partidos de máxima tensión, Holan se la jugó a ganar. Verón por el Torito Rodríguez y a pararse 4-1-3-1. Así llegó el gol del Puma, quien culminó abajo del arco una gran jugada colectiva. Más que merecido. El visitante no tenía respuestas y varias veces en su área se olfateó el 3-1. Pero cuando nada ni nadie lo hacía preveer, llegó por arriba una pelota bombeada. Rinaudo la metió el medio y Bonifacio concretó el increíble empate. Injusto por donde se lo mire. Demasiado castigo para un Independiente que fue y fue y solamente se tuvo que conformar con un punto.

Ya está y ahora a enfocar la mira a Santa Fe. Ganando, el Rojo se asegura al menos el repechaje de la CL 2019 y, si Huracán no le gana a Boca, entra a Fase de Grupos. A jugarse entero como siempre, que después se vendrán Millonarios y Deportivo Lara para buscar los Octavos de Final de la presente edición. Vamos todos juntos por los dos objetivos.