Fútbol Profesional
19 de abril de 2018 · Copa Libertadores 2018

No se copó con la suerte

Independiente fue claramente superior al Corinthians, campeón de Brasil, pero falló a la hora de definir y lo pagó caro: el Timao aprovechó una de sus pocas chances y triunfó 1-0.

A+ A- A=

Independiente cayó 1-0 con Corinthians en un partido que lo tuvo como dominador y su falta de eficacia otra vez conspiró para caer derrotado. El Rojo contó con numerables chances para convertir, pero la falta de puntería y, una buena actuación del arquero Cassio, lo privaron de un triunfo que necesitaba para reafirmar sus chances de pasar a Octavos de Final de la Copa Libertadores. Además, el árbitro y el línea uno se equivocaron al no sancionar un claro penal por mano de Henríque, con el encuentro 0-0, y anularon un gol lícito de Silvio Romero, quien estaba habilitado por tres jugadores, que hubiese significado el 1-1.

El partido fue muy bueno en el primer tiempo. De ida y vuelta. Los de Ariel Holan tratando de atacar sin perder el orden, y el Timao aguantando atrás pero con el contraataque de recurso. Hubo situaciones en los dos arcos, pero el Diablo siempre estuvo más cerca. Sin hacer un gran partido fue superando al campeón brasileño. Benítez se hizo cargo de la conducción, pero le faltó un socio para generar más juego y así abastecer más a Silvio Romero, Menéndez y Verón. Los segundos 45 minutos fueron casi con la misma tónica. Gigliotti y Meza entraron en acción y afuera Menéndez y el misionero. La gente se contagió del empuje de los muchachos y Cassio ahogó el grito de gol en un par de ocasiones. Corinthians, que firmaba el empate antes del partido, se vio avasallado por un largo lapso. Pero de una salida en un lateral, llegó un centro y a pesar de que Campaña hizo lo imposible, el visitante llegó al gol. Nada lo hacía preveer, pero esto es fútbol. Cuando errás en el arco contrario pagás en el propio. Después todo fue nerviosismo y se intentó con Leandro Fernández por Verón, pero la falta de definición y los fallos arbitrales sellaron la derrota.

Ya está y a dar vuelta la página, nada está perdido. Que está complicado, sí. Que muchos ya nos dan por muertos, también. Pero somos Independiente y, mientras haya chances de clasificar, no abandonaremos la lucha. Ahora a pensar en Defensa y Justicia para afirmarnos en los puestos de arriba de la Superliga.