Fútbol Profesional
2 de marzo de 2018 · Conmebol Libertadores 2018. Grupo G, fecha 1

Una mala noche

Independiente cayó 1-0 ante Deportivo Lara en el inicio de la Copa Libertadores. El Rojo estuvo lejos de su nivel.

A+ A- A=

No fue para nada bueno el arranque de Independiente en su vigésima participación en la Copa Libertadores de Amèrica. El más ganador de la misma, con siete conquistas, sucumbió ante el entusiasta Deportivo Lara. No estaba en los planes de nadie la derrota, pero lo más preocupante fue la forma. El equipo nunca fue dueño del trámite y terminó dando una pobre imagen.

Dicen que las estadísticas no juegan y que las rachas tarde o temprano se cortan. Para Independiente en la tarde/noche de Barquisimeto nada funcionó. Es que fue la cuarta vez que debuta en la CL de visitante en el exterior y, como en las tres anteriores, perdió. Repasemos. Millonarios de Colombia (0-1) en el 73, Liga de Quito de Ecuador (0-1), Deportivo Táchira (2-3) en el 87 y hace unas pocas horas con Deportivo Lara (0-1), estos dos últimos de Venezuela. Lo llamativo es que nadie hacía prever una caída por el nivel demostrado en anteriores partidos y más luego de las dos finales de la Recopa contra Gremio en la que se la bancó a pesar de soportar dos expulsiones en los primeros tiempos y cayó en los penales.

Holan apostó a un equipo con vocación ofensiva y de buen pie. Si bien el campo no ayudó por las malas condiciones, jamás hubo conexión limpia de mitad de cancha hacia adelante. Gaibor y Meza fracasaron en la conducción, Menéndez nunca desbordó y Silvio Romero aún está lejos de lo que pueda dar. El único que apareció en esos 45' iniciales fue Martín Benítez. Jugó la bocha con criterio y se animó a pegarle desde afuera. Después hubo muchos desacoples defensivos y nunca la salida fue clara. Los ingresos de Lea Fernández y Burrito Martínez no cambiaron nada y la intrascendencia del juego hizo que Lara tuviera chances de ampliar la ventaja.

Sorprendente actuación del CAI que llegó con mucha ilusión a la mayor cita continental y tropezó en el inicio. Igual, depende de nuestros jugadores que ya dieron prueba de superar varias situaciones adversas con fútbol y temple. A dar vuelta página lo más rápido posible.