Fútbol Profesional
12 de enero de 2018

Enamorados del Diablo

Diego Rodríguez y Leandro Fernández declararon su intención de continuar en Independiente pese al interés de otros clubes.

A+ A- A=

Luego de la obtención de la Sudamericana el plantel se cotizó. La ofertas por los futbolistas empezaron a llegar. Si bien por ahora la única venta ha sido la de Nicolás Tagliafico al Ajax, también vinieron por otros campeones. Pese a que se habló de intereses importantes, los players prefirieron y priorizaron quedarse en el Rojo. Apenas se inició la pretemporada, Campaña y Gigliotti estuvieron en la mira de equipos importantes de Europa y América. Ambos salieron a declarar que elegían quedarse para jugar las copas y los torneos que se avecinan porque están cómodos. En esta semana, los dos apuntados fueron Diego Rodríguez y Leandro Fernández. “Soy un agradecido con Jorge Almirón, él fue quien me trajo al club. Pero yo me quiero quedar en Independiente”, afirmó el Torito que no pierde la esperanza de ser convocado por Tabárez a la Selección de Uruguay con vistas al Mundial de Rusia. “Estamos preparados para todas las competencias y son todas importantes. Se vienen lindos desafíos para afrontar”, tiró. Además, adelantó que su idea es renovar el contrato con el club”.

“Estoy muy contento, el semestre pasado se cumplió con el objetivo y ahora ya nos estamos preparando para todo lo que viene, que es también muy importante. Yo siento cómo si estuviera de toda la vida en Independiente”. Estas palabras contundentes son de Leandro Fernández. “Si bien no terminé jugando, me sentí parte importante del grupo. Estoy muy cómodo. Sé que oportunidades no van a faltar”, anunció. Y, siguiendo con la modalidad de quedarse en Independiente como sus otras compañeros, fue muy claro. “Mi intención es quedarme. Porque disfruté muy poco después de la lesión que pasé, tenemos mucho por jugar y quiero estar acá. La gente siempre me trató muy bien y eso me hace recontra feliz”, sentenció.

Ahí están dos jugadores que llegaron a Independiente desde Godoy Cruz. El Torito a inicios del 2015 y Leandro un año más tarde. Uno con Almirón y el otro con Pellegrino. Los dos pasaron por duras lesiones que los dejaron un largo tiempo sin acción. Se recuperaron, volvieron y hoy están a pleno. El agradecimiento es recíproco y muy sentido. Y claro, no hay mejor lugar que el Infierno...