Fútbol Profesional
29 de noviembre de 2017

Una nueva final para el Rey

Independiente superó 3-1 a Libertad e irá por el título ante Flamengo o Junior. El Libertadores de América vivió una noche de copa histórica.

A+ A- A=

Acá estamos, señores. Volviendo a querer ser. Independiente pasó a Libertad y es el primer finalista de la Copa Sudamericana 2017. Luego de siete años, el Rojo volverá a tener la chance de alzarse con un título internacional. Con mucha convicción, esfuerzo y un poco de angustia, los de Ariel Holan fueron un justo ganador de la serie ante el elenco paraguayo.

El mal e inmerecido resultado (0-1) en Asunción hizo que el CAI tomara riesgos desde el inicio. Motivados por los últimas alegrías a nivel Local (1-0 frente a River y Racing), la gente fue un jugador más. Así, con un planteamiento netamente ofensivo, el Diablo fue una tromba a partir de los 10 minutos. Toques precisos y siempre mirando el arco de Muñoz. Así, en menos de 180 segundos, se puso arriba en la eliminatoria luego de dos buenos aportes de Meza. Primero, sacando un lateral rápido para que a Bustos lo crucen en el área y Barco cambiara el penal por gol. Al toque, Maxi asistió a Gigliotti, quien anticipó para el 2-0 y poner al equipo arriba en la eliminatoria.

Claro, enfrente estaba Libertad. Un conjunto con mucho roce futbolístico continental y que juega al límite. Así, aprovechando lo que es una marca registrada en los guaraníes, llegaron al descuento tras tres cabezazos en el área. Increíble pero real. De la nada la clasificación pasaba de manos otra vez. El golpe no amilanó al Rey de Copas ya que siguió mandando en el trámite y no se apartó de su línea de juego. Por eso llegó el 3-1 tras otra combinación que terminó en un desborde de Silva y una nueva aparición del Puma para devolver la felicidad.

Después, Independiente bajó la intensidad producto del desgaste y la ansiedad. Libertad aprovechó y tuvo situaciones para descontar. Ojo, tampoco fueron un aluvión y la verdad es que en varias contras el Rojo pudo haber marcado el cuarto a través de Gigliotti, Silva y Barco. El final encontró a Independiente aguantando los embates visitantes y con sus hinchas expectantes para sacar todo de adentro por frustraciones recientes.

Cuando Zambrano (permitió faltas fuertes de Libertad y se olvidó de algunas amarillas) pitó el final, el LDA se convirtió en una caldera de explosión para festejar el pase a una definición que tanto ansiaba el mundo Independiente. Con pierna fuerte y templada, el Dale Ro se escuchó más fuerte que nunca. Porque Holan y su cuerpo técnico, le devolvieron la identidad y las ganas de ver a un equipo que los representa desde el mismísimo ingreso a la cancha con el saludo histórico. A seguir así, que es la mejor forma de volver a ser...

 

EL ROJO SIEMPRE LLEGA

Fue la séptima semifinal que el Rojo disputó mano a mano y siempre salió victorioso en las diferentes competiciones de la Conmebol.

La serie comenzó en 1964 ante Santos, vigente Bicampeón de la Copa Libertadores. Fue 3-2 en el Maracaná. Toninho y Pepe anotaron para el equipo de Pelé (que no jugó la serie), pero Mario Rodríguez y Bernao y Luis Suárez sobre la hora provocaron el primer triunfo extranjero en el mítico estadio. En la revancha, Independiente venció por 2-1 (Mori y Rodríguez // Toninho) para avanzar a la final.

En 1965, siendo Campeón Defensor, el Rojo ingresó en SF. El Rojo jugó ante Boca y de común acuerdo disputaron los dos partidos en River. En la Ida Independiente venció por 2-0 (Mura y Mario Rodríguez). En la revancha el Xeneize venció por 1-0 (Alfredo Hugo Rojas). Entonces fue necesario un tercer partido que finalizó 0-0 y con ese marcador Independiente fue finalista. Se recuerda de esa serie el penal que magníficamente Pepé Santoro le contuvo a Norberto Menéndez.

En 1989, el Rojo le ganó 1-0 a Argentinos por la Supercopa en Vélez Sarsfield. El Gringo Giusti conectó un desborde de Reggiardo para sellar la victoria. En la revancha el Rojo ganó por 2-1. Rubén Insúa convirtió tras pase de Giusti para el 1-0. Luego  empató Cáceres y finalmente, en una contra, Reggiardo corrió 50 metros con la pelota para marcar un golazo tras pase de Insúa.

También por la Supercopa, en 1994, Independiente eliminó a Cruzeiro. En Belo Horizonte, los brasileños ganaron por 1-0 con tanto de Edenilson. Pero en la revancha, tras una gran actuación colectivo, el Rojo goleó por 4-0 con conquistas de Usuariaga -2-, Rambert y Serrizuela.

La serie de 1995 ante River fue dramática. En la ida, el Millonario ganaba por 2-0 en Avellaneda con pocos minutos de juego (Francéscoli -2-, el primerode penal). Pero en un arranque furioso en el complemento, Independiente empató con dos tantos de Javier Mazzoni. La revancha fue un partidazo en el Monumental que finalizó 0-0 y debieron ir a los penales. Gustavo López, Francescoli y Burruchaga convirtieron hasta que el Burrito Ortega estrelló su remate contra el palo. Serrizuela puso el 3-1 y Mondragón se lució ante Amato. Finalmente Carlos Bustos convirtió el penal decisivo que llevó al Rojo a otra final.

El último duelo en esta instancia fue ante la Liga Deportiva Universitaria de Quito. El Rojo perdía 3-0 en Ecuador, pero Silvera y Mareque, con un golazo, dejaron la serie abierta. En Avellaneda, anotó Parra con un cabezazo pero luego igualó Salgueiro en tiempo adicionado al primer tiempo. En el arranque del complemento Hernán Fredes robó una pelota en la medialuna y anotó el decisivo 2-1 que permitió jugar la última final de un torneo internacional.