Fútbol
27 de julio de 2017

Los 12 pasos a la gloria

Recordamos como fue el recorrido de Independiente en la Copa Libertadores de 1984, séptima que obtuvo el club.

A+ A- A=

El 29 de febrero empató en La Plata 1-1 con Estudiantes con goles de Isa y Alejandro Barberón. Un “bochinesco” pase de Jorge Luis Clara para la “Porota” desembocó en el grito de gol de Independiente que se fue de La Plata con un buen resultado.

Luego llegó el viaje a Paraguay para jugar en un lapso de 72 horas (era habitual en aquella época) con los 2 rivales guaraníes. El martes 13 de marzo Independiente le ganó 1-0 a Sp. Luqueño en el Defensores del Chaco. Jorge Burruchaga realizó una bonita jugada individual, tiró una pared con el Bocha, buscó su devolución casi en el punto del penal y definió cruzado para sellar la victoria. El viernes 16, en el mismo escenario, Olimpia superó al Rojo por 1-0 con gol de Crispín Maciel. Al terminar la primera rueda, Olimpia tenía 5 puntos, Independiente 3 y completaban con 2 Estudiantes y Sp. Luqueño.

En las revanchas el Rojo jugaba en la Doble Visera ante los 3 rivales. Llegó Sp. Luqueño e Independiente le ganó por 2-0 con tantos de Marangoni y Merlini. Ese día debutó internacionalmente en Independiente el Loco René Houseman. Fue su único partido con el Rojo en terrenos de la Con.Me.Bol.

El viernes 13 de abril el Rojo recibía a Estudiantes. El Pincha venía de empatar otra vez con Sp. Luqueño y estaba casi eliminado. José Ponce con un zurdazo cruzado anotó de penal el 1-0 para Estudiantes. Así terminó el primer tiempo. Sin embargo, en el complemento y en el arco que daba a la Visera llegaron los goles en una gran reacción. El empate llegó a través de Barberón que tras una corrida, hizo una extraña pirueta, giró sobre su eje y de zurda, desde afuera del área grande empató el partido. Enseguida Barberón volvió a exigir por izquierda, el arquero Benítez rechazó hacia el lateral, y a la carrera, Burruchaga la empalmó de primera para marcar un golazo. Luego apareció Bochini tras un pase de Trossero, un quiebre de cintura y zurdazo abajo al primer palo para marcar el 3-1. El dominio era abrumador y Barberón, otra vez protagonista, fue víctima de falta en el área. Gnecco marcó penal, pero falló Trossero ante Benítez que le adivinó la intención. A este inolvidable partido le faltaba otro toque mágico del Bocha. Barberón, gran figura, desbordó por izquierda, combinó con Bufarini quien asistió a Bochini. Esta vez de derecha, y de emboquillada marcó otro golazo para cerrar el partido y establecer un histórico 4-1.

Esa misma noche Olimpia venció 2-1 a Sp. Luqueño y ambos ganadores tenían 7 puntos y eran los únicos con chances de clasificación. El Rojo además tenía mejor diferencia de goles. Por lo tanto el ganador del partido sería el virtual clasificado a las semifinales.

El partido con Olimpia fue el martes 24 de abril. De arranque, el Rojo se puso 1-0 con un cabezazo de Marangoni tras un centro de Barberón. Parecía fácil el trámite, pero Guasch la clavó en el ángulo y puso el 1-1. En el segundo tiempo Gustavo Benítez anotó de penal y puso en ventaja a Olimpia. Pero con otro penal, Burruchaga empató. Se iba el partido y el empate le venía bien a Olimpia que tenía que definir contra Estudiantes, pero a los 89 minutos Barberón arrancó de “4”, le dio la pelota a Bochini, y picó hacia su banda. El Bocha manejó la pelota 20 metros y entre 3 rivales puso un milimétrico pase a Barberón. Este, de primera, y con un corto toque de zurda, puso la pelota en el punto penal para la llegada de Bufarini. El número 23 conectó el pase a la red y marcó el definitivo 3-2.

Con este resultado Olimpia estaba obligado a ganarle a Estudiantes por 4 goles de diferencia. Como la victoria fue por 1-0, Independiente que había ganado el martes, recién el viernes selló el pase a la Semifinal.

El 31 de mayo el Rojo jugó en el Centenario con Nacional. Un remate desde lejos de Carrasco abrió el marcador. Fue una floja defensa de Goyén en una cancha que no estaba en las mejores condiciones. El Tricolor fue superior y el arquero uruguayo comenzó a redimirse y cuando peor la estaba pasando el Rojo apareció su arquero, salvó el segundo y tocó con Bochini. El Bocha se juntó con Marangoni y éste habilitó a Percudani. Mandinga juntó las marcas y cuando estaba por convertir, un defensor tocó la pelota hacia atrás. El arquero quedó descolocado. El balón dio en el palo y Barberón, en la línea, la empujó para el empate.

A la semana siguiente Independiente igualó 0-0 con la Católica en Chile y llegaba en gran forma a esperar sus partidos como local. Recibió primero a la Universidad y Bufarini de media vuelta superó al arquero Cornez para poner el 1-0. En el complemento un derechazo de Neira sorprendió a Goyén y la UC llegó al empate. Pero una vez más apareció Bochini, asistió a Burruchaga, que tras parar la pelota, sacó un violento derechazo alto para marcar el definitivo 2-1.

Finalmente llegó Nacional de Montevideo en otro partido definitivo. El que ganaba era finalista. Fue muy duro el encuentro y las condiciones climáticas no ayudaban, pero Burruchaga, otra vez, agarró un rebote áereo y sin dudar sacó un derechazo fulminante arriba para marcar el 1-0 en el complemento.

Así Independiente llegaba a la séptima final de Libertadores. El otro finalista era Gremio que necesitó de un tercer partido ante Flamengo para llegar a los juegos decisivos. La ida fue en Porto Alegre. Independiente realizó un partido de alto vuelo y fue claramente superior, pero el gol no llegaba. En un momento dado Marangoni remató violentamente pero Bochini tuvo la precisión para dominar el balón, hacer la pausa, verlo a Burruchaga y poner el estiletazo justo y necesario. Burru tocó ante Joao Marcos y convirtió el 1-0. Más tarde lo tuvo Barberón tras un gran pase de Bufarini. El remate fue desviado por el arquero, la pelota dio en el palo y volvió hacia la cancha. Gremio tuvo lo suyo y el partido fue de ida y vuelta. Allí Goyén apareció en toda su dimensión. En un momento dado Trossero tomó la lanza, combinó con Bochini y remató fuerte. Joao Marcos dio rebote y entró Bufarini solo, pero otra vez el arquero le adivinó la intención y sacó la pelota al córner. En el complemento el dominio Rojo se intensificó. El arquero Joao Marcos respondió ante Barberón y Trossero hasta que llegó una extraordinaria jugada colectiva de 11 toques con la participación de Giusti, Marangoni, Trossero, acelaración de Bochini, pase a Burruchaga, cuyo disparo fue despejado en la línea por un defensor. Pero no fue la última otra gran jugada terminó en los pies de Burruchaga, y por enésima vez Joao Marcos la gran figura evitó un peor resultado.

El partido finalizó 1-0 y a las 72 horas jugaron otro partido, sin grandes chances, muy diferente a la ida e igualaron 0-0. Con este resultado Independiente se consagró por séptima vez como Campeón de la Copa Libertadores y se afirmó más aún como el verdadero Rey de Copas.