Fútbol Profesional
28 de junio de 2017

Sin fortuna

Independiente igualó 1 a 1 frente a Lanús, por la última fecha del Campeonato de Primera División y no pudo tener el pase directo a la Copa Libertadores.

A+ A- A=

Fotografía: MN Agencia

El partido arrancó con Lanús como protagonista y con el dominio de la pelota. Aunque el visitante progresaba en la cancha con Román Martínez como protagonista, las chanches más claras las tenía Independiente.

A los 25 minutos, el Rojo ya avisaba con una situación donde Rigoni recibió solo en el área y su remate salió muy cerca del arco de Andrada. Minutos más tarde, el cordobés tendría otra oportunidad y esta vez la aprovecharía mejor.

Emiliano Rigoni convirtió un golazo a los 37 minutos. La paró de pecho y desde afuera del área sacó un derechazo que se clavó en el ángulo superior izquierdo del arco, para que explote la garganta de los hinchas. Independiente ganaba 1 a 0, era superior y la tribuna era una fiesta.

En los minutos restantes del primer tiempo, se vio el despliegue de Ezequiel Barco y Martín Benítez, y el desequilibrio que pudieron generar en la defensa “Granate”. El Rojo podría haber ampliado la diferencia, pero Delfino pito el final y los jugadores se fueron al vestuario.

En el comienzo del complemento Independiente siguió demostrando el buen rendimiento, con llegadas más que claras para abultar el marcador. Andrada, el arquero de Lanús, se empezaba a convertir en figura, tras taparle un mano a mano a Rigoni y posteriormente un cabezazo a Albertengo.

El “Granate” de a poco intentaba salir, pero le costaba mucho. A través de Aguirre pudo marcar el empate, en una jugada aislada, ya que en ese momento el partido era todo del Rojo.

El Rey de Copas logró levantarse en cuanto a lo futbolístico, pero encontró un arco totalmente cerrado, al que no podía penetrar. La mala suerte de Independiente, sumada a la buena actuación de Andrada, hicieron que no se pueda ampliar el resulutado.

Independiente tuvo innumerables situaciones de gol, siendo la más clara un penal que el arquero Andrada le atajó a Ezequiel Barco. En los últimos 20 minutos el Rojo insistió y siguió generando peligro. Sánchez Miño, Benítez y luego Erviti tuvieron el gol en sus pies, pero siempre apareció la figura del arquero visitante.

El equipo de Holan dejó todo en la cancha y cerró un gran semestre. Independiente finalizó sexto, y quedó como primer suplente en el hipotético caso de que River gane la Copa Libertadores u otro (Estudiantes o Racing) gane la Sudamericana.

imagen